viernes, 20 de julio de 2012

Saber y callarse, verlo y explotar.


Era como si a todo tu cuerpo le prendieran fuego, como tirarte a una piscina y por mucho que subieras no llegaras nunca a emerger a la superficie, o como si el suelo desapareciera debajo de tus pies y cayeras a una velocidad inimaginable a ninguna parte, o no, incluso peor que esas tres cosas juntas. Era como una explosión, una explosión de tu propio cuerpo. Sentir como todos los órganos se parten en pequeños pedacitos ardiendo en llamas. Una mezcla de dolor, odio, rabia, decepción... Esa era una definición que se quedaba bien corta del sentimiento que se siente al enterarse de la traición. y no una traición de una persona cualquiera, sino de las mas importantes. Es como si el mundo se parara de repente y dejara de existir, y solo estuvierais vosotros dos y esa mentira tan bien, anteriormente, disfrazada de verdad. Mirarle a los ojos y no reconocerle, tan solo recordad ese momento, momento en el que te contó una mentira y la llamó verdad. Y tu caíste. Como una estúpida, o mejor dicho, como una estúpida enamorada. 

11 comentarios:

  1. Me pasó hace muucho, pero aún me afecta :(

    ResponderEliminar
  2. Hola! si es verdad, la traicion es lo que mas duele y lo peor es cuando perdonas a esa persona y despues te vuele a hacer lo mismo... muy buena entrada :D
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Me ha pasado alguna vez, por suerte, ahora tengo alguien que antes de mentirme prefiere decirme la verdad..:) pero yo a esa persona si que le falle hace un tiempo pero me perdono y todo eso..pero fue por una tonteria!

    besos, te sigo

    ResponderEliminar
  4. Te entiendo, me ha pasado y duele bastante! Pero luego te recuperas con más fuerza.
    Un beso!

    ResponderEliminar